13.7.13

Las cerezas de Berlín occidental


En un capítulo de su programa de televisión Sin reservas, Anthony Bourdain va a Berlín. Entre otras cosas, comparte una comida con un exfuncionario de la burocracia comunista del este. El tipo le cuenta una historia muy particular.
En el lado oriental, sólo podían comer cerezas cuando era la estación (como cuando yo era chico, por ejemplo). Deliciosas y muy baratas. Su familia era fanática de las cerezas. Un día, o quizás varias veces, oyeron que, en el lado oeste, se conseguían cerezas y, de hecho, toda clase de frutas, ¡todo el año! Apenas lo podían creer.
Un día, esta vez sí, como miembro del funcionariado, logra un permiso para pasar al lado occidental de Berlín. Junta toda la plata que puede y se manda. Lo primero que hace es comprar cerezas, todas las que consigue. Ya lo sorprende que sean taaaan caras (claro, estaban fuera de estación, él no entiende del todo eso).
Pero hubo algo aun peor: cuando vuelve a su casa, y toda la familia se dispone a disfrutar del privilegio de comer cerezas en una época del año en que eso no estaba previsto, comprueban que… no tienen gusto a nada.