6.5.06

Lo bueno que tiene hacer proyectos (libros, viajes) es que nos distraen durante unos momentos del dolor cotidiano; además de hacernos creer -sólo por esos momentos- que hay un futuro.