9.10.04

Dos momentos atroces. El momento en que uno empieza a reconocer en sí mismo el deseo de que un ser querido, agonizante, muera. El momento en que uno empieza a reconocer en sí mismo el alivio de que, por fin, ha muerto.