6.12.07



Lo que mata al gato no es la curiosidad, sino lo que Hannibal Lecter llama la "maldición del buen gusto".