20.12.07

Suerte

Evidentemente, me quejo de lleno.
Cuando publiqué mi primera novela, fue en una colección donde había un libro de cuentos de Ross McDonald, uno de mis escritores policiales favoritos.
Ahora, en la antología Grageas, me tocó, por orden alfabético, compartir doble página (¡y yo en la impar!) con Luisa Valenzuela, una escritora que me gusta mucho.
Hay que tener suerte en la vida.