6.12.05

Grosso

Según la Crónica de Aspremont, el arzobispo Turpin se consagró a sí mismo caballero, diciendo: "Soy obispo, ahora me haré caballero."