4.1.06

Déjà vu

Se me ocurre que a muchos de los artículos que escriben los “intelectuales kirchneristas” (Feinman, por nombrar el más obvio), se le podrían cambiar la fecha y la firma, y quedarían bárbaros, tal cual: por ejemplo, Beatriz Sarlo (o Juan Carlos Portantiero, etc.), 1984. ¿Qué tal? Un pequeño retoque interior (Alfonsín por Kirchner) y listo.
Eso sí: cuando la fecha se parezca más a 1987, agarrate Catalina (o Cristina).