11.12.06

Pinocho: ojalá haya un infierno especialmente dedicado para vos. No me alcanzan las palabras para describir cómo debería ser. Por supuesto, nada que ver con la conciencia moral: sólo sufrimiento físico sin fin.