24.12.06

Sancho al arco
Ya es un clásico que los métodos de los gobiernos para fomentar la lectura linden con lo grotesco. Hace un par de años Carmen Calvo, la ministra de Cultura española, dijo que si hacía falta “ir a los estadios de fútbol para conseguir lectores, el ministerio lo haría”. Dos años después, lo vaticinios de Calvo se hicieron realidad. En la temporada de fútbol española que se viene, el ministerio sorteará clásicos de la literatura firmados por estrellas del balompié. Así, los hinchas de fútbol podrán acceder a cruces delirantes, como podrían darse con El Quijote firmado por Ronaldinho, o El corazón de las tinieblas autografiado por Messi. Pero la iniciativa no se queda ahí. Si todo sale bien, el ministerio tiene pensado extender el proyecto a las ligas de básquetbol y de hándbol. Por ahora, el evento más jugoso que planean los gobernantes será una lectura ininterrumpida del Quijote, a cargo de futbolistas que hablen español, en las salas del Círculo de Bellas Artes.
(de Radar de hoy)

Bueno, un Programa de Lectura de acá, de no sé qué Secretaría o Ministerio, utiliza como figuras convocantes a notorios lectores como Soledad Pastorutti, Julián Weich y Julio Bocca. Así vamos bárbaro. También podrían usar como fomentadores del cine a Stevie Wonder, Jorge Luis Borges y Andrea Bocelli. O del atletismo a Stephen Hawking.