3.9.07

Éste debe de ser un pensamiento muy común, que muchos otros habrán tenido antes: ¿no sería mejor escuchar el hermoso canto de las sirenas y estrellarse, por fin, contra las rocas?