10.9.04

Para colmo, en mi inefable soberbia, no me di cuenta de que, al llamarme "académico de 2º o 3º orden"..., ¡me ascendió!
Gracias, Diego.