12.7.06

Tres sobre el Mundial y basta

1. Homo insultens
El “caso Zidane”, su expulsión de la final del Mundial, pone en juego algo interesante. Si en verdad se hizo porque lo vieron por un monitor (o, ahora que lo pienso, incluso porque lo haya visto el juez de línea de ese lado), lo que está en el tapete es el predominio de lo visual, del Homo videns. ¿Por qué no tienen en cuenta lo que dijo Materazzi? ¿Porque no lo oyeron? Si fue un insulto, también debió ser expulsado; y, si fue discriminatorio, incluso puede ir en cana (como le pasó a Desábato, de Quilmes, en Brasil).

2. Quid pro quo
Como bilardista militante, pongo mi voto al Doctor. Eso sí, juguemos en serio, a fondo, y con “nuestras” propias reglas. Ya que se postula sin eufemismos para llegar a la final del próximo Mundial, habría que idear una forma en que pague su deuda si no cumple. Algo duro, en serio: hacerse seppuku con su propia nariz, por ejemplo.

3. Ojo
Sé que el solo preguntarlo es un sacrilegio, pero ¿el Diego no será yeta?