9.8.07

La rápida reacción del gobierno ante posibles casos recientes de corrupción da un mensaje claro a todo funcionario que se tiente: "¡Que no los descubran, boludoooos!" (decir con tono de Francella).