17.2.08

¿Un presidente negro?

Conocido el resultado de los comicios, The New York Times dice lo siguiente: "Las elecciones fueron limpias, pero insólitas, inefables y significativas, porque por primera vez en la historia de nuestro país los votos de una mayoría considerable de blancos se unieron a los de la gente de color para llevar a la presidencia de Estados Unidos un hombre de raza negra. ¿Por qué se ha producido esta sopresa sin antecedentes en nuestro país? La respuesta es difícil para la nación norteamericana, pero quizá no lo sea para los ojos de los países donde no existe discriminación racial. Sin embargo, es posible que a los sociólogos y psicólogos de Estados Unidos tampoco les sea difícil saber por qué se produjo este acontecimiento de apariencia monstruosa. No queremos aclarar este momento las circunstancias claves que movieron las entrañas de nuestro sistema social, político y económico, para que un hecho de tal naturaleza fuese posible, hecho que, desde ya, es histórico y hay que aceptarlo; con el tiempo lo anlizaremos pues, pese al intento de sugerencia para anular las elecciones, y pese a la protesta y discriminación racial de otros diarios norteamericanos como el oficialista Washington Post, las urnas hablaron y hay que aceptarlo, venga lo que venga, pase lo que pase. Ésa es la responsabilidad de un país donde la libertad no es un mito y eso es afirmar el respeto a la ley de una gran democracia."

(comienzo de la novela del dominicano Manuel del Cabral El presidente negro, Buenos Aires, Lohlé, 1973)