18.11.06

Sábado a la tarde, corrigiendo monografías.
Me siento como un jurado de "Bailando (o Cantando) por un sueño".
Despliego una pequeña justificación, más o menos banal, y levanto mi cartelito: un 8, un 9, etc.