29.11.06

Si tuviera una beca (o, al menos, una casa), me gustaría escribir una “historia material(ista) de la literatura argentina”. Empresa descomedida, más que ambiciosa; fácilmente rechazable por todos, antiguos, modernos y posmodernos. Algo más (aunque la incluya) que una historia de la edición en Argentina, de lo que ya hay algunos intentos. Una correlación estrictamente mecanicista, casi unidireccional, entre la edición y la literatura. La precisa (?) función del editor (de la “mediación editorial” en general) como instancia permanentemente denegada. Por ejemplo: un paralelismo estricto entre traducción y tipo de cambio. O los honorarios de los traductores, los correctores, etc. A mi lado, Lukacs permanecería como el idealista que siempre quiso no ser... Ya sé: habría que ser Bourdieu para eso; pero así cualquiera.