14.10.07

Domingo a la tarde

Tengo cierta idea de que es posible acostumbrarse a la felicidad; también, que debe ser muy distinto de acostumbrarse a la desdicha. Pero no tengo material de primera mano para precisar mejor esa diferencia.