21.10.07

Maldición

En general no soy de odiar a personas que conozco: son demasiado humanas, yo soy un típico evitador de conflictos, y nadie puede hacerme más daño que yo mismo.
Pero últimamente se me ha ocurrido comprar varios frascos de anchoa porque estoy esperando encontrarme con cierta gente en medio del desierto: muy, muy sedienta.