20.1.08

Librerías

Aquí, la "Carta abierta por las librerías independientes", del dueño de (la sedicente librería independiente) Capítulo 2.
Si bien es saludable desconfiar de las quejas de cualquier tipo de empresario (por lo menos, hasta que alguno diga "ahora me va bien" o pruebe haberlo dicho), la problemática excede los nombres propios.
Va de suyo que el problema no es la falta de espacio sino de lectores.
Igual, con menos librerías, no va a estar tan bueno Buenos Aires.