21.1.08

"Suspiros por Beatrice" (Sarlo), la desopilante columna de Fogwill en Perfil.
"Nada te hace más cruel que un desengaño amoroso, aunque proceda de un amor intelectual al que permanezco fiel desde hace más de treinta años: de algún modo, la Sarlo es mi Beatrice. Cuando piensa, su pluma, como los labios de la de Dante, “van dicendo a l’anima: Sospira”. Son suspiros de admiración y gratitud por tanto que revela. En mi caso, la gratitud se acentúan por tanto elogio inmerecido que me dedica en algunos ensayos y por haber operado con Saer y Arturo Carrera en el lobby que me consiguió una Guggenheim con la que liquidé partes de mis deudas del año."