27.3.06

No puedo creer que hayan pasado 10 días sin escribir ni siquiera alguna pavada en el blog. Nunca me pasó en los dos años que llevo. Encima, retomo con un post autorreferencial, porque sigo sin mucho para decir. Será el agotamiento escriturario en que me sumió la redacción de mi novela por encargo. Y varios artículos de Latinoamericana. O que hace varios días que estoy sin Internet en casa. Bueno, como sea, ahora escribo desde la oficina, una rato antes de partir para Ciudad Universitaria a reanudar mis agobiantes clases del CBC. No es un día bueno. ¡Y para peor empatamos cuando lo teníamos ganado!