27.6.06

Breve discusión

Abajo reproduje las dos cartas que me llegaron respecto de Ciudad Abierta. Lo hice de onda y porque me parece que tienen un costado evidentemente justo. Bueno, saquemos lo de "evidentemente".
Hace un tiempo había publicado un antipático post sobre estos temas, también un poco inspirado en la carta abierta de Elsa Drucaroff, sobre política cultural.
La cuestión pasa también por ahí: mientras no haya algún tipo de control popular directo sobre la polìtica cultural oficial, todo va a ser una lucha de clanes y una guerrilla por los quioscos de cada uno.
Destaco un párrafo de la primera carta (la de los "directores"): "Lo ocurrido deja una enseñanza: la necesidad de una urgente discusión social sobre qué significa una política pública en temas culturales y de comunicación."
Más que sobre "qué significa", habría que discutir (y poner en práctica) una forma de implementación. Y, cuando sea verdaderamente pública, no habrá Telermans que valgan.