19.6.06

Stephen Dedalus Kodamo

"... el dueño de la propiedad intelectual de James Joyce, su nieto Stephen, actúa como un enloquecido que rehúsa que se citen los textos de su abuelo. Sistemáticamente persigue a cuanto erudito trata de investigar sobre el tema, sobre todo si tratan de las relaciones familiares de Joyce, e incluso se sospecha que ha destruido documentación del mismo Joyce, tales como cartas y diarios, con el fin de proteger, según él, el honor familiar. Por ello, el autor de cualquier texto crítico o análisis que no sea de su agrado (lo cual significa casi todos) es amenazado con demandas."
D. T. Max "The injustice collector", artículo aparecido en la revista New Yorker.