6.6.09

Fobias

Para los que somos fóbicos al teléfono, un celular es una maldicion portátil.
Como si alguien que tuviera fobia a las palomas (muy común) llevara una en el bolsillo. O un acrofóbico viviera en un piso 30.
Yo, desde que tengo celular, a veces siento que partes de mi cuerpo, cercanas a algún bolsillo, vibran. Cualquier ringtone (¡palabra asquerosa!), propio o ajeno, me sobresalta hasta el borde del infarto. Gente que habla "sola" por la calle me hace sentir interpelado.
Qué se le va a hacer. Lo que viene siempre es peor.