24.2.06

Metonimia

"En los neuropsiquiátricos y en los sectores especialmente habilitados de las cárceles, a una hora determinada pasaba un enfermero con los blísters que contenían los calmantes para darles a los enfermos. De ahí surgió la frase de que les daban "la chapita", hasta que en algún momento se trasladó lo de "chapita" directamente a los enfermos, léase gentes con amplios descontroles mentales."
(sacado del blog de Podeti)