2.2.06

"El triunfo de Hamas repite, para Tel Aviv, la ironía que Washington padece en Irak. Ocurre que ese movimiento terrorista es prácticamente hijo de Israel, que lo alentó y lo financió directa o indirectamente durante años. “Los israelíes querían usar a Hamas como contrapeso de la Organización de Liberación de Palestina (OLP)”, declaró Tony Cordesman, especialista en Medio Oriente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, al periodista Richard Sale (UPI, 18-6-02). “La asistencia de Israel a Hamas era un intento directo de dividir y diluir el apoyo a una OLP fuerte y laica oponiéndole una alternativa religiosa”, agrega Sale. Su colega Ray Hanania está de acuerdo: “Además de esperar que las masas palestinas se alejaran de Arafat y de la OLP, los dirigentes del Likud pensaban que podrían establecer una alianza viable con las fuerzas islamistas contrarias a Arafat que ampliaría el control israelí de los territorios (palestinos) ocupados” (Counterpunch, 18/19-1-03). Esa es la historia."

Juan Gelman, nota en Página/12 de hoy.