12.11.09

Fatiga

Marta (tapándose la cara con las manos). —¿Pero hay algo más fuerte que la desesperación de una hija?
La Madre. —La fatiga, quizá... y la sed de reposo.


(Camus, El malentendido)