25.11.04

La Organización de la Naciones Unidas usa una valoración diferenciada para la vida de sus soldados, según su país de origen. Si el soldado muerto proviene de un país rico, la indemnización que percibirá su familia es de 85.300 dólares; si proviene de un país pobre, la indemnización es de 19.500 dólares (revista Veja, San Pablo, 11/1/95, p. 42; citado por Cristovam Buarque).