24.11.04

Se me ocurre que podría analizar los libros que nunca pude terminar de leer. Alguna razón debe de haber, independientemente de la calidad intrínseca de cada uno. Y quizás esa razón sea significativa y diga más sobre mí que sobre el libro en sí (por supuesto).
Por ejemplo:
La gloria de don Ramiro, de Enrique Larreta (incluso di un final en la Facultad sin haberlo leído, aunque era obligatorio; es casi una fobia).
Noches de la Antigüedad, de Norman Mailer (que sea un bodoque no es excusa, porque soy un experto lector de bodoques; del mismo autor, Los desnudos y los muertos).
Donde mejor canta un pájaro, de Alejandro Jodorowski (¿el surrealismo prolongado cansa?).