1.4.06

Cronos y kairós

Desde hace un tiempo, me he propuesto vivir estricta y exclusivamente en el presente. No pensar más en mi viaje anual a Alemania, ni en el próximo cuatrimestre en la Facultad, ni en el próximo parcial.
El problema es que ese presente se me va acortando. Ya no pienso en la próxima semana, ni en mañana, ni en la media hora siguiente a ésta...
Era esperable: ya no sé si en el próximo minuto seré también yo u otro (ojalá).
¿Y el pasado? ¿No puede pasar lo mismo? ¿Ir olvidando todo hasta llegar a lo que acabo de escribir?
Lo peor: todo esto no sería garantía de ninguna paz interior.

(Dedicado a Lem.)