5.7.08

Por fin

Se aprobaron las retenciones móviles en Diputados.
Falta el Senado, no más, y ¡se viene la revolución!
Basta de desnutrición infantil (y adulta, ya que estamos). Los maestros ganarán fortunas. No habrá más déficit de viviendas.
Si se hace el tren bola, seguramente el resto de los transportes empezarán a andar perfectamente, gracias a los subsidios millonarios que para eso les dan.
Las cárceles serán todas modelos, para no perpetuar el régimen concentracionario del Pasado, que está siendo rápidamente juzgado en Tribunales.
¿Drogas en los colegios? Sólo las legales; qué le vamos a hacer, si hasta los psicopedagogos recetan pepas.
Los medios concentrados y demás oligopolios caerán por su propio peso, sin necesidad de dictar leyes al efecto.
Brotará petróleo de cualquier lado, casi sin buscarlo, como en Brasil.
Y, como en Brasil, la Burguesía Nacional nos llevará a los primeros puestos entre las naciones del mundo.
Qué bueno, qué bueno.