26.5.05

Suspendiendo toda incredulidad, como en el hecho estético, me alegro de que el Liverpool le haya ganado a los pecho frío de Berlusconi.