4.6.04

"Creo en un capitalismo auténticamente competitivo al servicio de la gente donde el Estado sólo tiene funciones indelegables como la defensa exterior, la seguridad interior, la diplomacia y la justicia y una injerencia mínima en la educación (centrada en la básica), en la salud (esencialmente a los pobres)" (José Luis Espert, uno de los gurúes económicos más feroces de la década infame de los noventa, ahora nombrado por el gobierno como uno de los posibles participantes de un "complot" en su contra).
(Esa sola opinión ya es un "complot". Por lo menos, da miedo.)