27.6.04

Un maestro

"Del mismo estado de ánimo participan la derecha cavernaria y aquel progresismo cuyo discurso descarrió hacia una abstracción inverificable y que, tras los humos de los sahumerios, divisa una dictadura en la que nadie se animará a decir lo que piensa, con una sola excepción: los mártires que consagraron su vida a la verdad y temen más perder la dignidad que la libertad" (el Perro Verbitsky, hoy en Página).