20.6.04

Mate y cigarrillos

El mate era como la cerveza en Alemania. ¡Qué gran recurso! Son muchas las razones que lo han desterrado de los salones. Entre ellas figura la higiene. No discuto. Pero conozco familias que lo toman a escondidas y son de las primeras. No volverá el uso. Sí volverá el del cigarro. Es claro, vivimos imitando, y en París y en Berlín y en Viena y en Roma y en Madrid y en Londres mismo ¿la cigarrete no es muy chic?
En San Petersburgo, el sexo bello no desdeña un puro, como nuestras correntinas, aunque no sea lo general.
Lo confieso, es costumbre que prefiero que no comparta conmigo mi mitad.
Pero también tengo que convenir en que he conocido y tratado mujeres fumadoras --verdaderas chimeneas--, que en la intimidad y en los salones no hacían el efecto de los olores sedativos; y que no sé qué arte tenían para no oler a hombre.

(Mansilla, Mis memorias)