9.6.04

Por fin

Cuentan que Pablo Neruda donó a la Revolución Cubana un año de derechos de autor de uno de sus libros. Pasado cierto tiempo, y viendo que los cubanos seguían quedándose con sus regalías, el vate aprovechó un viaje a la isla para ir a ver al entonces ministro de Economía, un tal Ernesto Guevara, llamado el Che, con el propósito de reclamarle por la situación.
Alguien le habrá advertido a Guevara de las intenciones de don Pablo, porque lo recibió con los brazos abiertos: "¡Poeta, qué alegría! ¡Por fin alguien que no viene a hablarme de plata!"
Parece que Neruda no hizo ningún reclamo.

(Debo la anécdota a Marcela Croce, 4 de junio de 2004.)