3.12.04

Dos notas excelentes en Página/12 de hoy:

- Granovsky sobre Chile.
"Los chilenos viven una democracia incompleta. Todavía hay senadores designados y vitalicios. Cada arma designa a su comandante con autonomía funcional. El presidente no puede hacerlo. No es todavía, en Chile, el comandante en jefe de las fuerzas armadas. Cuando los conservadores argentinos elogian a Chile no suelen reparar en este punto. Más bien inventan un país en el que, presuntamente, no hay diferencias de proyecto social entre la Concertación, en el gobierno, y la oposición de derecha. Un país donde todos disfrutan su papel en la virtual isla exportadora, rinden homenaje a la disciplina fiscal y se tratan anteponiendo la palabra 'caballero'."

- Pavlovsky sobre la "estética de lo atroz".
"La miseria en el mundo –Africa–, ¿no tiene una estética de la desnutrición?
Los niños monstruosos, ¿no son 'bellos' a la vista?
Los bombardeos norteamericanos, ¿no son bellos, exquisitos, refinados y las muertes de los civiles indefensos no constituyen un fenómeno estético de vanguardia?
¿No se contratan seres vivos en estado de descomposición para ciertas obras de vanguardia para que posen la belleza y armonía de la exclusión?
La panza de los niños desnutridos con sus moscas multicolores alrededor, ¿no son bellas? Sus heridas y sus polifacéticas tonalidades, ¿no son bellas y hermosas?
Continuaba riendo a carcajadas de todo lo que leía y veía. Había algo de maravilloso en la desigualdad. ¿No se construye una estética de la desigualdad? Un equilibrio fascinante. Ya no podía detenerme de mi gran carcajada –que para ese entonces era incontrolable–. Pensé también a dónde iba tanta belleza diaria. ¿Dónde nos conducía? Al fin y al cabo, para Hitler, ¿el Holocausto no era también un fenómeno estético, la eliminación de lo feo y lo extraño para preservar la belleza del mundo ario?
Los niños comiendo en los basurales, ¿no constituyen una nueva estética de la repugnancia? Repugnancia y belleza en una nueva armonía polivalente."