1.5.07

GH/3

1. ¿Es “como la vida”? Pareciera que no, por la situación de encierro forzado y las cámaras. Pero yo estoy involucrado en, por lo menos, 3 grupos “humanos” que se manejan de manera muy similar a GH. Varía sólo la forma de “nominación” y “expulsión” (es decir, pueden pasar cosas peores).

2. De hecho, no hay que ser demasiado lacaniano para entender que todos estamos permanentemente bajo la mirada de un Big Brother. Preguntarse si esta omnipresencia es “interna” o “externa” es no entender nada de la dialéctica de la mirada, donde esa distinción carece de sentido.

3. Sigo prefiriendo estos productos (basura, pero basura bien hecha, diría D. Link), antes que cosas como Mujeres asesinas, que trata de encubrir su propia operación de márketing (i. e. morbo liso y llano) con una estética de qualité (?) y una ideología más que confusa. (Una de sus autoras, Liliana Escliar, hace poco publicó un libro en joda que se llama Cómo deshacerse del marido, o algo así. Por otro lado, no sé cuál opinólogo de TV dijo hace poco: “Sí, se matan, pero primero fifan a lo loco.” ¿Alguien duda de que eso es uno de los ganchos del programa? Si quiero ver minas en bolas, no necesito que me cuenten un cuentito, bastante debilucho, aunque sea con cámara móvil y poca luz. Quizás haya hombres que sí lo necesiten, y de paso lo ven con su esposa, que logrará otro tipo de satisfacción compensatoria.)

4. ¿GH, guionado? De la manera tradicional, never, creo que lo dije antes. Los “chicos” no podrían decir líneas escritas, ya lo han demostrado. Sin duda, los manipulan, pero como en una performance de teatro con pautas previas. Pienso en Vivi Tellas. O en improvisaciones tipo Oski Guzmán, ya que hablamos de TV.

5. En el fondo, no dejaría de ser el paraíso para algunos directores de cine que intentaron sistemáticamente la improvisación, como Cassavettes o Truffaut (perdón, téngase en cuenta mi edad, no se me ocurre ningún coreano). ¿Qué las relaciones humanas en GH son banales? Sí, puede ser. En esto influye mucho la interdicción sexual, que genera una histeria ad hoc. ¿Pero “afuera” somos todos brasileños o suecos? Mmmm, voto a Marcuse (para que “se quede”).

6. Sigo otro día.