20.4.07

A veces quisiera tener la desmesurada capacidad de negación de un millonario de ochenta años que se casa con una chica de veinte. (Y la guita también, claro.)