10.1.09

Camino

Al final del camino no hay ninguna gloria, ningún triunfo. El único éxito es la supervivencia. Pero la supervivencia tiene una virtud, una especie de pureza: no la afectan las humillaciones que llevan a ella. Todo lo contrario: casi son su esencia, su materia prima.
Por eso, al final del camino, debería haber, por lo menos, una mínima satisfacción, un breve consuelo. Pero esta esperanza sí es impura, y ensucia todo lo que toca.