17.1.09

"La ciudad de mi infancia (y mi juventud) no ha sido liquidada, todavía entro en ella siempre con una mente indefensa, incapaz de la menor resistencia y con el ánimo totalmente a su merced" (Thomas Bernhard, El origen).