28.4.04

Hay un capítulo de Seinfeld extraordinario: con estructura regresiva, como una obra del trucho Herbert Quain borgesiano que, en la realidad, llevó a cabo el gran Alberto Vanasco (Nueva York Nueva York).
Empezaba por el final y después seguía por un episodio anterior: media hora antes, dos días antes, cinco minutos antes. Sin dejar de ser gracioso, además.