28.7.04

Disfraces

Florencia de la V., "disfrazada" de hombre. Un momento maravilloso, lacaniano, de nuestra televisión (lo digo sin ironía, juro).
Recuerda un episodio, también extraordinario, de Anatomía humana, la novela de Carlos Chernov que ganó el premio Planeta hace unos diez años. El protagonista es uno de los pocos varones que sobreviven a una catástrofe indeterminada. Después de un tiempo de disfrutar sus privilegios en un mundo mayoritariamente femenino, se cansa de que distintos grupos de mujeres se lo disputen como semental y debe vivir disfrazado de mujer. Por una vuelta de la trama, entabla relación con una mujer en particular y, para eso, debe "disfrazarse" de hombre. Ojo: no sacarse el disfraz de mujer, retrotraerse a su condición primigenia, sino disfrazarse de mujer disfrazada de hombre.
¿La identidad (sexual, en este caso) sería una serie indefinida de disfraces sobre disfraces, sin nada disfrazado "abajo"?