25.7.04

La derechización --y el sesgo antigubernamental en general-- de Clarín es notorio, pero hoy Van der Kooy pasó cierto límite. Llama "caterva" a los manifestantes del otro día y, peor aún, "caricaturesca" a la esposa de Castells.  ¿Qué pasa? Digo, aparte del tema de las deudas del Grupo Clarín. ¿Juegan para Duhalde, que los "ayudó"? ¿En contra de este gobierno, que todavía no terminó de "ayudarlos"? Ojo, que Clarín es como Neustadt: sus veleidades anticipan el futuro inmediato (recuérdese el vergonzoso pacto con De la Rúa y cuándo cambiaron de línea).