7.8.04

Prodromo de tormenta

pasa una chica acomodándose el corpiño
oscurece en plena tarde
los paraguas sólo pueden vacilar
qué serenidad da un destino próximo
una certeza de minutos (quizás de horas)
bienaventurado el refugio, cualquiera sea
espero casi tranquilo
leo a Habermas, entendiendo apenas
si hay paz en algún lado, debería ir hacia allí
pero por ahora no
por ahora miro cómo caen las primeras gotas
aliviado

(30/1/04)