28.8.09

“Las doncellas salvajes conocen el sentimiento del rubor” (Chateaubriand, Atala).