29.8.09


Y, para terminar la serie, una joyita.

La Catedral de Friburgo, enhiesta en medio de las ruinas de los bombardeos.

Como para no creer en el Diablo...