29.8.09

Papeles viejos/9

- Paul Virilio, La máquina de visión, trad. de Mariano Antolín Rato, Madrid, Cátedra, 1989.

La “máquina de visión”, el PERCETRÓN, va a ver por nosotros, lo que producirá la paradoja de que habrá una visión objetiva a la que no podremos acceder. A la “inteligencia artificial” sólo le queda enriquecerse con órganos de percepción (órganos sin “cuerpo”). ¿Qué tal aplicarle Peirce a esto? (Hay referencias a Lacan.)
Lógica paradójica del videograma, todo proviene —como siempre en Virilio—, de la lógica (o logística) militar.
“Esta tendencia a hacer del tiempo de lectura un tiempo tan intenso como el tiempo de la palabra, nació de las necesidades tácticas de las conquistas militares y más concretamente del campo de batalla, campo de percepción ocasional, espacio privilegiado de la visión poco fija, de los estímulos rápidos, de los eslóganes y otros logotipos guerreros.
El campo de batalla es el lugar donde se rompe el comercio social, donde el acercamiento político fracasa en favor del efecto del terror. El conjunto de las acciones bélicas tiende, por tanto, a organizarse a distancia, o mejor a organizar las distancias...” (p. 14, subrayado mío).
Esencial para contextualizar Logística de la percepción, sobre todo si me animo a traducirlo.
La necesidad de exhibición pública: cabezas en picas (p. 49): para Rozas.
Descartes detective, como Peirce (p. 51).
“la mirada humana ya no es signo” (p. 59).
“La función de la artillería y de la infantería sería asumida en el futuro por la propaganda” (Hitler, cit. en p. 71).
Las Malvinas, “guerra sin imágenes” (p.74).
Instalación de televisores en las celdas: inversión del panóptico, el peor castigo posible (la codicia).
Una nueva disciplina balística: la trayectología.
Suspense (foto-cine) vs. sorpresa (video-infografía) (cf. Hitchcock)

(2000)