1.2.05

"Septuagenaria, lady Montague confesaba haber dejado de mirarse en el espejo desde hacía once años.
¿Excentricidad? Quizá, pero únicamente para aquellos que ignoran el calvario del encuentro cotidiano con su propia jeta" (Cioran).