7.4.05

Ciégate para siempre:
también la eternidad está llena de ojos.

(Paul Celan)